A veces las tipografías eligen por tí

A veces las tipografías eligen por tí

El neuromarketing es la ciencia que investiga como relacionar las técnicas de marketing que derivan en decisiones ( o no ) con el complejo funcionamiento de nuestro cerebro, de esta manera, se mide el comportamiento de un consumidor mediante su actividad cerebral. Este campo entre el marketing y lo científico se centra en el estudio de numerosos elementos que influyen a la hora de efectuar una acción como consumidor, como por ejemplo los olores, la música o los colores ¿Chulo eh?

Quizás el tema de los olores o la música nos lo podíamos llegar a imaginar, pero para que veáis hasta que punto influyen los pequeños detalles, queremos mostraos como influiría la tipografía en un acto de consumo tan normal como una cena.

Para empezar, un dato bastante curioso, ¿sabéis que nos sentimos más satisfechos con la decisión tomada a la hora de elegir un plato en un restaurante cuando el menú tiene forma de carpeta? La razón es, que cuando elegimos un plato y cerramos la carpeta para entregársela al camarero, nos quedamos con la sensación de “trabajo acabado”, es decir, al dar el carpetazo, la decisión esta tomada y nos hace sentir más seguros que si le entregásemos al camarero una simple hoja.

Además, si nos fijamos en las cartas de los restaurantes mas “pichis” nos fijaremos en que la tipografía suele ser siempre con serifa y bastante elaborada, por no hablar de los nombres de los platos -los cuales muchas veces necesitan traducción- y es que lo complejo nos da la sensación de más elaborado, y por tanto merece pagar la pena pagar por ello. Imaginaos, ¿por que pagaríais 10 euros? por una “carne ensobrada sobre huevo agitado y astillas de pan sobre un lecho de patatas” o por un ” filete rebozado con patatas”, pues bueno, es lo mismo, pero lo complejo siempre nos va a llamar más la atención.

¿Y que ocurre cuando nos encontramos con una tipografía más simple? ¿una san-serif normal y corriente? Nos darán la sensación de seguridad y de sencillez, lo contrario a lo dicho anteriormente, algo más rápido, más sencillo. ¿Para qué son entonces buenas estas tipografías? por ejemplo para vender algo que requiera un esfuerzo por parte del consumidor, como un gimnasio, o algo relacionado con el ejercicio, nos dará la sensación de que es más sencillo y “fácil” que si lo escribiésemos con una tipografía compleja.

Hicieron un experimento para asegurar este dato, y con un mismo texto, a aquellos que se les vendió una actividad deportiva con una tipografía sin serifa dijeron que pensaban que tardarían unos 8 minutos en hacerla aproximadamente, mientras que aquellos a los que se les mostró con serifa, dijeron que por lo menos necesitarían 16 ¡el doble! por supuesto sobra decir quienes se apuntaron en mayor cantidad a la actividad deportiva.

vocabulariotipografico

Y recordad que no hay que tener en cuenta estos pequeños detalles desde un punto de vista comercial, sino que debemos aplicarlos a todo tipo de situaciones en las que podamos sacarle provecho, desde una presentación, hasta nuestro curriculum!

 

 

 

 

-> http://alderetejesus.wordpress.com/2014/09/26/seleccionando-tipografias-con-neuromarketing/

¡Comenta!